7.8.09




: en méxico las mujeres son criminalizadas
por ejercer sus derechos sexuales y reproductivos






En Puebla, como en 15 estados retrógradas más de este país, las mujeres son criminalizadas por disponer con libertad de sus cuerpos y por ejercer sus derechos sexuales y reproductivos. Tal es el caso de Alejandra Gómez Sánchez, una mujer de 20 años sobre la que se ha abierto la averiguación 61/2009/EH en el estado de Puebla. Alejandra, que llegó al hospital a punto de morir por hemorragia tras practicarse un aborto casero, es ahora considerada una criminal (la reciente reforma constitucional de marzo, apoyada por el PRI-PAN, penaliza el aborto como en 15 estados del país). Alejandra fue denunciada de inmediato por los médicos que la atendieron ante la PGJ del estado. Mientras que, por ejemplo, el gobernador Mario Marín continúa impune por complicidad en una red de pederastia nacional.




Photobucket




Estrena Puebla ley anti-aborto con proceso penal a una joven
Martín Hernández Alcántara y Mariana Chávez


La Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Puebla inició un proceso penal contra una joven de 20 años que abortó. Este es el primer proceso de esta naturaleza después de que el Congreso del estado aprobó, en marzo, reformas a la Constitución estatal para endurecer las penas a la interrupción voluntaria del embarazo.

Organizaciones no gubernamentales que luchan por la legalización del aborto advirtieron que se ha desatado una persecución contra las mujeres que ejercen sus derechos reproductivos, y anunciaron que apoyarán legalmente a Alejandra Gómez Sánchez, sujeta a la averiguación 61/2009/EH.

El domingo pasado Alejandra ingresó al hospital de la Cruz Roja de la capital poblana con un severo sangrado tras haber abortado un feto de 14 semanas de gestación, detalló Leónidas Cuapio Montero, subdirector de la institución.

Cuando los médicos se dieron cuenta de que la hemorragia se debía a un aborto provocado por el consumo de un medicamento para problemas del aparato digestivo que se ha popularizado como abortivo, se dio aviso a José Ávila García, responsable de homicidios de la PGJ.








Castigar interrupción del embarazo sólo pone en peligro a las mujeres
Ángeles Cruz Martínez


La vida y la salud de las mujeres se pone en riesgo en los estados en los que se penaliza el aborto, como ocurre con Alejandra Gómez, en Puebla, y otros casos en Jalisco, Guanajuato y Veracruz, afirmaron organizaciones civiles al calificar esas acciones como una regresión en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de la población femenil.

Advirtieron que documentarán los casos de criminalización a mujeres que interrumpen su embarazo, a fin de presentarlos en foros internacionales como evidencia del incumplimiento del gobierno de México de sus compromisos en la materia.

Axela Romero, directora de Salud Integral para la Mujer (Sipam), calificó de lamentable que se penalice el aborto, pues cuando una mujer decide interrumpir su embarazo, lo hará de cualquier forma. El problema es que en las entidades en las que se han modificado las leyes locales, lo más probable es que ante el temor de ser llevadas a la cárcel, las afectadas desistirán de solicitar ayuda en los servicios de salud. Significa, afirmó, que se morirán en sus casas o en la calle.


[Leer texto completo en La Jornada]