13.6.06





: entrevista a benedikt taschen


Photobucket - Video and Image Hosting


Está visto que como entrevistador soy un fracaso. Quizá algún día llegue a publicar un libro de entrevistas con personalidades importantes de la cultura que jamás me fueron respondidas (y que de todas formas nadie leerá). Para darles un pequeño adelanto, aquí les va la entrevista que el editor alemán Benedikt Taschen jamás me quiso responder. Disfrútenla.


Tryno Maldonado: Gracias a su editorial, las mesas de novedades con ediciones imposibles de adquirir por sus precios exorbitantes de repente se vieron invadidas por una serie de joyas de la misma calidad y de mucho menor precio. ¿Puede decirse que uno de los principales méritos de Taschen es el haber “democratizado” los libros de arte?

Benedikt Taschen: ...

TM: ¿Fue ese uno de sus objetivos principales desde sus inicios como editorial o fue algo circunstancial? ¿Cree usted que se puede activar de forma semejante un mercado editorial en países como México?

BT: ...

TM: ¿Dónde termina para usted el erotismo y dónde comienza la pornografía o visceversa? ¿Existe en todo caso una línea que los distinga? ¿Quién pone el límite?

BT: ...

TM: ¿Hasta dónde se vale llegar? ¿Ha habido censura en Taschen alguna vez, por cualquier motivo?

BT: ...

TM: ¿El erotismo es parte cotidiana de la vida de Benedikt Taschen? Inevitablemente me viene a la mente la fotografía erótica tomada por Helmut Newton que recorrió el mundo donde usted aparece con su entonces esposa.

BT: ...

TM: ¿En el ritmo frenético y pragmático del mundo contemporáneo queda tiempo para un placer vitalista como el erotismo? ¿Por qué habríamos de procurarnos un tiempo para el erotismo y no solamente para el onanismo o el sexo a secas?

BT: ...

TM: Entonces, como sucede con la comida, ¿existe también un erotismo chatarra? En caso de existir, ¿qué distinguiría a éste, ahora sí, de la pornografía meramente efectista?

BT: ...

TM: ¿Llegó a pasar por su mente siquiera que luego de haber iniciado vendiendo cómics en un pequeño kiosko de Köln, el siguiente paso en su carrera sería nada más y nada menos que marcar un parte-aguas en la historia del mundo editorial en general y del libro erótico en particular?

BT: ...

TM: Que un editor se haya vuelto una celebridad es un caso de llamar la atención en un mundo donde el medio de los libros está muy lejos de competir en popularidad con las estrellas de rock o los actores de Hollywood. ¿Cómo ha sido este proceso y cómo lo ha tomado?

BT: ...

TM: A lo largo de estos años Benedik Taschen ha formado una considerable colección privada de arte en las que sobresalen las obras de Jeff Koons, Cyndy Sherman y Albert Oehlen. En fechas recientes dicha colección se abrió por primera vez al público en general, en el museo Reina Sofía de Madrid. ¿Podría hablarnos un poco al respecto? ¿Qué porcentaje de su colección está enfocada al arte erótico?

BT: ...

TM: Hablar de Taschen es hablar de un espíritu subversivo desde sus inicios. Es claro que ni siquiera los años consiguen hacer mella en él. Para muestra el libro-revista Content, de Rem Koolhas, recién salido de las prensas de la editorial y tan irreverente como aquellos primeros catálogos de cómics que Taschen editaba a principios de los ochentas. ¿Qué se pretende con la aparición de una revista que resucita a todas luces ese mismo espíritu rebelde pero que a la vez recibe la subvención directa de un organismo del Estado como el MoMA?

BT: ...

TM: Taschen ha apostado por Terry Richardson, el nuevo gurú de la publicidad erótica, desde hace un tiempo a la fecha. ¿Pude considerarse la estética “feísta” de Richardson (con todo y los autorretratos de su horrible cuerpo pálido y enclenque siendo tatuado) el reflejo del espíritu erótico de esta época de reality shows? ¿Será ése el camino a seguir para el erotismo en un futuro, un erotismo mucho más mundano y crudo que el de los imaginarios exquisitos de Helmut Newton, Roy Stuart o Vlastimil Kula, por ejemplo?


BT: ...

TM: Tristemente el año pasado falleció Gilles Néret, director de arte de Taschen y pieza clave para el éxito de la editorial desde la década de los ochentas (su Erotica universalis, por supuesto, es una referencia obligada). Esta tragedia ha coincidido con el aniversario número 25 de la editorial. ¿Significarán estas dos cosas el inicio de una nueva etapa en las miras de Taschen?

BT: ...

TM: Le agradezco enormidades su tiempo y su buena disposición.

BT: ...