26.6.06



: the strokes,
first impressions of earth



Photobucket - Video and Image Hosting


pa' los Lenguaraces

Los Strokes son un grupo de amigos de infancia, de niños mimados de Manhattan que patean el pesebre en Navidad pero que siempre tienen mucho cuidado de no romper sus regalos (Julian, por ejemplo, es hijo de John Casablancas, el fundador de la agencia de modelos Elite, la más importante del mundo). En el verano del 2000, habiendo renegando de sus padres, los integrantes de The Strokes todavía se las veían negras trabajando como bartenders, cajeros de tiendas o supermercados para completar la renta del lugar en Hell’s Kitchen donde ensayaban. Sólo dos años después, tras lanzar Is this it (2001), estos hijos de papi ya habían recorrido buena parte del mundo con sus giras, habían aparecido en Saturday Night Live con un disco de oro, alguno (Fabrizio Moretti) había rescatado a sus padres de la bancarrota y, de paso, habían hecho estallar un nuevo boom desde el underground de los clubes de Nueva York. Aunque la influencia de The Ramones, Television y Velvet Underground es clara, en su tercera placa, First impressions of Earth (2006), las referencias más clásicas en el sonido de la banda han salido a relucir para reinventarse: mientras que Nick Valensi pasaba las tardes en el Central Park practicando las rolas de Jimi Hendrix (como lo demuestra en “Heart in a cage”), es obvio que Casablancas aprendía la lección de Jim Morrison en vez de hacer la tarea del Lycee francés (así lo deja ver en “Juicebox”). Algunos de los viejos fans de The Strokes han renegado del nuevo sonido del grupo, quizá porque es mucho menos complaciente que el de los dos discos anteriores y de texturas más oscuras y crudas, melodías menos dóciles y letras desencantadas, además de una producción notable. Lo cierto es que estos niños consentidos de East Side Manhattan han hecho sus deberes y han madurado bastante como músicos.


CALIFICACIÓN: * * * * * Cinco estrellas, o whatever...

¡Este discacho no tiene madres! No me canso de oírlo.



-Tryno Maldonado
laTEMPESTAD






You only live once, The Strokes