11.7.06




: sad days



Lo tengo en la cabeza como un mantra. No sé si me lo dijo Francesca o si lo leí en alguna de sus novelas (me parece que en Estar en el mundo). El caso es que en estos últimos días, mucho más que antes, tengo presente una frase suya:

"Un verdadero rebelde no puede envidiar,
un amante no puede celar,
un escritor no puede codiciar".

De vuelta a mi ciudad anodina. Mi casa está vacía, sólo hay libros regados por todo el suelo y por todas partes, entorpeciendo el paso (¿para qué tantos libros si la vida está en otra parte?). Na' en la nevera, como dice la Canillas. Al fondo se escucha el grito de "Cross the brezee" de Sonic Youth y resuenan las líneas rabiosas de "Black dogs" de Ian McEwan conjurando una ópera tristísima en mi cabeza. ¿Dónde estás tú? ¿Cómo es la ciudad donde vives? ¿Estás bien?