12.9.07




: nuevo metal-core



Aquí les dejo cinco de mis banditas favoritas de nuevo metal en estos días para que se les quite lo fresa.


.01// HORSE the band



HORSE the band, New York City, 2007.

Como siempre, Kolchitas fue el que me presentó a esta bandita de geeks. HORSE the band (así lo escriben ellos) es un grupo californiano fundado en el 2000 y cuyo estilo sus seguidores han bautizado como “nintendo-core” x lo característico de los sonidos de su sintetizador Korg MS-2000 de apenas unos tristes 8 bits y cuatro voces, con un espíritu no sé si más nostálgico x la consola que vio nacer a los Mario Bros. que por franca guasa. Quizá la respuesta sea que Nathan Winneke haya nacido en 1977, año del Atari 2600. Estos muchachitos --que x ser menores de edad tuvieron legalmente que hacer su primera gira acompañados de sus padres--, más allá de su espíritu lúdico y desmadroso y ese humor negro y retro (no se dejen ir con la finta), tiene rolitas de pasajes + que legales para señores mayores por hacerle guiños al rock progresivo en cuanto a su diversidad rítmica no convencional, los cambios y juegos con los temas, las estructuras no tradicionales de sus piezas, los pasajes instrumentales, los solos y los unísonos a la Dream Theater, para no hablar de los instantes de mayor ambición técnica donde ya de plano lindan casi con el math-core muy a la manera de The Dillinger Scape Plan. ¡Wow! Una joya... Si a eso le sumamos la propensión por las líneas melódicas y de corte new wave ochentero a la que nos tienen acostumbradas las bandas de toda la corriente post-hardcore y metal-core, el doble bombo ala speed-metal y las afinaciones gordas y duras como el basalto, pues ni hablar... ¡Un pedazo de banda! O como diría mi vecino gringo: “Ou, mushou mérol”. No me quiero ni imaginar lo que sería verlos en vivo. Uf... Que dios me los bendiga, mijos. O, como diría una playera de un fan en la página oficial: “HORSE is el nuevo niño Jesús”.




.02// Norma Jean



Norma Jean, Bayonetwork, 2006.

Como muchos sabrán, Norma Jean fue una diva de la música disco de los años setentas. Pero quizá no todos sepan que Norma Jean Mortenson era el nombre real de Marilyn Monroe. Muy probablemente de allí el título con que eligió bautizarse esta banda de Georgia fundada en el 2001 dentro de la fecunda camada de metal-core de la Costa Este de EEUU, y que a la fecha se ha vuelto un head-banger por excelencia que le despinta la raya del peinado a cualquiera. Aunque en sus inicios eran un puñado de adolescentes que imitaban a sus hermanos mayores inscritos al nü-metal (aunque de ellos sólo se quedaron con el whammy-pedal), Norma Jean pronto encontraría su propia voz, aún más compacta y pesada que las de las bandas que escuchaban y emulaban. ¿El resultado? Metal apto para reventar las bocinas 100% proof. Vulgar display of power. La crema de la crema del metal. A la fecha el grupo ha conseguido hacerse de un nicho duro de fans desde el underground, aunque MTV2 (que busca tocar todo el metal para volverlo oro) haya comenzado a programarlos constantemente en su rotación. No les exagero si digo que la voz abierta y desgarradora de Cory Brandman es tan de buena cepa que puede estar a la altura de Philip Anselmo en su buena época si se lo propone. Las guitarras de Chris Day y Scottie Henry (también miembro de Spitfire) saturan las bocinas por sus afinaciones abiertas cuando le pisan al pedal del overdrive.

Son cristianos, pero bueno, chamacos, en esta vida nadie es perfecto. Pero afortunados los/las que fueron a verlos en su visita a México.




.03//As I Lay Dying



As I Lay Dying, Forever, 2003.

Un clásico en vida para la corriente del metal-core. Con el título de la novela de Faulkner, esta banda de San Diego fundada en 2001 ha vuelto un himno la rolita “Forever” como cover para cualquier grupo hardcorero de garage que se digne entrar a la pocilga del metal por la puerta delantera. Hace poco MTV2 les dio la primera “Ultimate Gold Medal” como mejor banda de metal del año. Con un sonido más cercano a la vieja escuela del trash y del speed-metal del tipo vieja guardia de Testament o Megadeth, y con compañeros de clase tan avezados como Trivium o Atreyu, As I lay dying se distingue de aquellos por ir más allá en la búsqueda de un sonido duro y menos melódico en sus vocales guturales y guitarras, con pasajes de doble bombo vertiginosos y perfectos para armar el moshpit. Quizá esta se haya convertido en una de las bandas más visibles dentro de la nueva generación de metaleros, luego de que fueran invitados a formar parte de la alineación del Ozzfest 2005, del festival Taste of Chaos en 2006 comandado por Deftones y el mes pasado en el Warped Tour.



.04// Poison the Well




Poison the well, Nerdy, 1999.

Los alumnos mejor portados de la escena de Florida han creado otro de los himnos de esta generación de nuevos metaleros: “Nerdy”. Poison the Well, es junto a Evergreen Terrace y otras, una de las bandas decanas de la más reciente escena del metal-core de la Costa Este. La alineación original de PTW --que en la actualidad es bastante inestable a excepción de Ryan Primack y Chris Hornbrook-- causó tal conmoción en 1999 con su placa The Opposite to December que la reputada revista de música Guitar World lo incluyó como uno de los mejores discos de hardcore de todos los tiempos, ¡¡en el lugar número 8!! Nada mal para una banda underground de chavitos sin siquiera una disquera trasnacional. Es bastante probable que PTW y sus coetáneos de Florida hayan sentado las bases desde el indie y el myspace para las posteriores camadas de banditas de metal-core en todo el mundo. ¡Hasta en un rancho como el mío he escuchado covers de PTW! Sin embargo, los códigos de esta fraternidad indie de Florida son tan fuertes, que a partir del 2003, cuando Poison the Well firmó con Atlantic, una trasnacional, han sido criticados por “haberse vendido”. La verdad es que You Come Before You (Atlantic, 2003) no desmerece en nada al sonido brutal del garage, salvo esa pasión primal y desbocada de los primeros discos en aras de una producción más cuidada. Seguro top 10 en mi last.fm No más comentarios.


.05// The Locust



The Locust, Teenage mustache, 2005.

¿Qué pasaría si clonáramos a los Power Rangers con Cannibal Corpse y Mike Patton y les diéramos unas tachas y un sintetizador al momento de subir a tocar? Uhh... Obtendríamos un híbrido más o menos como The Locust. Otra bandita californiana que se inscribe en lo que a algunos les ha dado por llamar “noise-rock” por la incorporación de elementos de electrónica y por su tendencia atonal, aunque por ello mismo y por la complejidad de sus armonías y ritmos, más bien avecindada con el math-core. Llenos del espíritu punk de la primera escuela, histriónicos como los que más, pero adiestrados en los laboratorios de Stockhausen, Pantera y Mr. Bungle, The Locust no da un segundo para respirar en su canciones. Tampoco otorga concesiones al momento de escribir sus letras, llenas de humor ácido hacia la política y la vida norteamericanas. Provocadores y radicales, la banda boicoteó la televisora Clear Channel Communications durante una presentación, lo que les valió la cancelació de su gira 2005 con Fantômas. ¡Súbale al volumen y quítese para que se arme el ninja-pit!