14.2.10




: no es país para jóvenes




Photobucket



Más de la mitad de los desempleados
en el país tienen entre 14 y 29 años: Inegi


Más de la mitad de los 2.5 millones de desempleados contabilizados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) son adolescentes y jóvenes de entre 14 y 29 años.

La desocupación en este grupo poblacional aumentó 25 por ciento durante 2009, pero si se consideran los tres primeros años de gobierno del presidente Felipe Calderón Hinojosa, el incremento es hasta de 42.5 por ciento.

Así, México finalizó el año pasado con un millón 358 mil hombres y mujeres de menos de 30 años en el desempleo, cuando al iniciar el actual sexenio, en diciembre de 2006, los jóvenes sin trabajo sumaron 953 mil 14, según cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi.

El saldo trienal: 405 mil 68 adolescentes y jóvenes que se incorporaron a las filas del desempleo.

Durante el primer trienio de Calderón la desocupación en este grupo creció 42.5%, revela"

La encuesta precisa que hasta el cuarto trimestre del año pasado 2 millones 506.5 mil mexicanos carecían de trabajo, y de ellos 54 por ciento tenían entre 14 y 29 años de edad. La mayoría son veinteañeros ya que suman 949 mil, mientras otros 408 mil tienen menos de 19 años.

El 60.5 por ciento del millón 358 mil jóvenes desempleados son hombres y el resto, mujeres.

Entre las cuatro causas de desocupación que considera el Inegi, la mayoría de los jóvenes en esta situación –609 mil casos, que representan 44 por ciento del total del grupo– perdió o terminó su empleo. Otros 195 mil no tienen trabajo por carecer de experiencia laboral y más de 26 mil jóvenes dejaron o cerraron un negocio propio, en tanto que otros 467 mil renunciaron o dejaron el trabajo que tenían.

Si bien la mayoría de estos jóvenes desempleados son hijos de familia, 127 mil 541 fungen como jefes del hogar –9.3 por ciento del total–, lo que implica que son el principal sustento económico de sus familias.

La mayor parte de la juventud desempleada ha cursado la primaria y la secundaria, pero 38 por ciento –524 mil personas– tiene estudios de bachillerato y licenciatura.

Si la comparación se hace respecto a los 868 mil bachilleres y profesionistas sin trabajo que en total existen en el país, resulta que los jóvenes concentran 60 por ciento de estos casos.

Así que la juventud y los estudios no han resultado garantía para obtener trabajo: cuando Felipe Calderón Hinojosa comenzó su gestión, los jóvenes desempleados con educación media superior y superior sumaban 350 mil; en 2008 llegaron a 441 mil y el año pasado rebasaron los 524 mil casos. Un incremento de 18.7 por ciento en un año, pero de 49.4 por ciento durante el trienio en este grupo en particular.

Quienes tienen estudios de secundaria y menos de 30 años pero tampoco trabajan sumaron 570 mil a finales del año pasado, lo que implica un aumento de 30 por ciento o de 133 mil jóvenes más respecto a 2008.

En el último año, el número de jóvenes desempleados que sólo han estudiado la primaria subió de 203 a 207 mil casos, pero el aumento fue de 32 por ciento respecto a los 156 mil casos registrados a finales de 2006.