9.2.14





: desobediencia civil







“Que nadie se confunda. Tolerancia es gobierno. Tolerancia también tiene límites. Y tolerancia también es firmeza”.

Con esa amenaza de sesgo autoritario dirigida hacia el gran sector de la población que se ha opuesto pacíficamente a las reformas neoliberales impulsadas por su partido, fue que el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong cerró el 2013. Con esta advertencia mandó una señal velada de cómo podría perfilarse el 2014 y el resto del sexenio: la criminalización de la protesta pública y la paulatina restauración del viejo régimen autoritario y presidencialista del PRI.

Osorio Chong evidentemente no conoce lo que dijo Henry David Thoreau sobre los gobiernos injustos: “Lo deseable no es que se cultive el respeto a la ley, sino a la justicia. La ley no ha hecho nunca a los hombres ni una pizca más justos”.

Ante una época en que los gobiernos autoritarios se empeñan en criminalizar la protesta y desoír la disensión, en que la clase política está encerrada en su autismo y cada vez más alejada de la realidad del país al que en teoría deberían servir, una época en que los partidos políticos se han aliado para hacer prevalecer sus intereses por encima de los intereses ciudadanos y en la que predomina la desigualdad y la injusticia, me parece que hay un libro que cobra hoy una renovada y muy oportuna vigencia. Me refiero a Desobediencia civil de Henry David Thoreau. La lectura y aplicación de sus ideas –a siglo y medio de su publicación– pueden volverse hoy en día un coctel explosivo para cualquier régimen autoritario, como el que Osorio Chong y su definición de tolerancia representan.

Henry David Thoreau (Massachussets, 1817-1862) consideraba que el gobierno de su país era un gobierno injusto esencialmente por su tolerancia de la esclavitud y por haber emprendido una guerra de fines expansionistas contra México; fue practicante de la autarquía y la llevó a sus últimas consecuencias, por lo que decidió dejar de pagar impuestos y fue encarcelado. Aunque las ideas de Thoreau no tuvieron demasiada resonancia en su época, el concepto de desobediencia civil fue, en cambio, uno de los más influyentes durante el siglo XX, volviéndose decisivo para activistas como Gandhi y Martin Luther King. Y aunque no podría haberlo imaginado Thoreau en su siglo, el hackeo y la filtración información confidencial de los gobiernos podrían considerarse la nueva encarnación de la desobediencia civil en la actualidad.

La desobediencia civil consiste en rebasar la apatía y la queja estéril contra los gobiernos injustos. Esencialmente, la desobediencia civil es una acción política para denunciar una injusticia por medio de la violación de una ley o, como la define la Enciclopedia Oxford de Filosofía, para “despertar el sentido de justicia en las mayorías”: dejar de pagar algún impuesto, no pagar algún servicio público –como sucedió recientemente en el metro del Distrito Federal por la alza del precio–, manifestarse públicamente, ejercer un marcaje personal sobre un servidor público –como hizo un grupo de mexicanas cuando descubrieron al ex gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz en un restaurante de Nueva York y éste fue corrido del lugar–, etcétera. Pero siempre, según la acepción del propio Thoreau, de manera pacífica y en el marco del respeto al derecho.

“Cuando me encuentro con que un gobierno me asalta –‘¡el dinero o la vida!’–, ¿por qué tendría que apresurarme a darle mi dinero?”, escribe Thoreau en su ensayo. Este concepto de robo perpetrado por el Estado se halla también en su contemporáneo Prudhon como idea precursora del anarquismo. Y, yo, como muchos de ustedes diría: si el gobierno nos endilga una obscenidad en impuestos a los contribuyentes cautivos iniciado el 2014 pero no toca a los grandes monopolios, ni a los multimillonarios, ni al dinero de los señores del narco, y promulga reformas como la energética que prácticamente nos asaltan, ¿por qué tenemos que apresurarnos a darle nuestro dinero y mantenernos callados e inmóviles bajo la advertencia abierta de ese mismo gobierno contra los ciudadanos de que la tolerancia tiene un límite?

Thoreau nos habla hoy a nosotros, casi todos activistas de Facebook o de Twitter, cuando se pregunta cómo una persona puede sentirse satisfecha al contemplar una injusticia y sólo por formarse una opinión adversa contra esa injusticia se cruza se brazos y se queda satisfecho. ¿Hay placer en esa clase de activismo de escritorio únicamente porque, en efecto, tenemos motivos de sobra para la queja? No es suficiente. La acción que surge de esa percepción y ejecución de lo justo, es lo que realmente transforma las cosas y las relaciones en nuestro entorno. Basta dar un pequeño paso más para materializar esa inconformidad.

Aquí comparto una serie de acciones de desobediencia civil enlistadas por Gene Sharp en su libro From Dictatorship to Democracy. A conceptual framework for liberation. Las enlisto tal como aparecen traducidas en el blog El Hijo del Pueblo. http://hijodelpueblo.wordpress.com/2011/04/09/lista-de-actos-de-desobediencia-civil%E2%80%8F/

De acuerdo, sé que algunas pueden parecer ridículas y, otras, inviables para llevarse a cabo en México; pero es simplemente porque la acción directa no tiene tradición en nuestro país ni es bien vista ni tolerada en países con gobiernos de cuño autoritario. Vale la pena considerarlas para darse una idea de las posibilidades que permite la protesta en un margen de civilidad. A fin de cuentas son sugerencias para llevar más allá nuestra queja cotidiana, para dar un paso más allá del activismo de escritorio y para que, como quería Thoreau, transformemos nuestra vida en una pequeña fricción que, sumada las de otras y otros, termine por detener la maquinaria.


Métodos de protesta no violenta y de persuasión

Pronunciamientos Formales
1. Discursos públicos
2. Cartas de oposición o apoyo
3. Declaratorias por movimientos o instituciones
4. Cartas de adhesión
5. Declaraciones de intención
6. Peticiones grupales o en masa

Comunicaciones con una audiencia vasta
7. Frases, caricaturas y símbolos
8. Mantas, pósters y comunicaciones expuestas
9. Panfletos, volantes y libros
10. Periódicos y revistas
11. Grabaciones, radio y televisión
12. Pintas en pavimento o en las alturas

Representaciones grupales
13. Nombrar simbólicamente representantes populares
14. Otorgar premios que ridiculicen
15. Cabildeo
16. Plantones
17. Elecciones simuladas

Actos públicos simbólicos
18. Despliegue de banderas y colores simbólicos
19. Vestir con símbolos
20. Oración y rezo
21. Entrega de objetos simbólicos
22. Desnudos de protesta
23. Destrucción de propiedades de uno mismo
24. Luces simbólicas
25. Despliegue de fotos y retratos
26. Pintas de protesta
27. Nuevos signos y nombres
28. Ruidos simbólicos
29. Reclamaciones simbólicas
30. Gestos rudos

Acoso contra individuos
31. Marcaje personal
32. Abucheos
33. Fraternización
34. Vigilias

Drama y música
35. Imitaciones y bromas
36. Representaciones de juegos y música
37. Canciones

Procesiones
38. Marchas
39. Desfiles
40. Procesiones religiosas
41. Peregrinaciones
42. Desfiles en moto

Honores a los fallecidos
43. Honras fúnebres políticas
44. Funerales simulados
45. Funerales públicos
46. Homenaje en cementerios

Asambleas públicas
47. Asambleas de protesta o apoyo
48. Mítines de protesta
49. Mítines camuflados de protesta
50. Sesiones públicas de adiestramiento político

Renuncias y plantones
51. Salir del sitio de trabajo o de una oficina pública
52. Silencio
53. Repudiar públicamente algún reconocimiento oficial
54. Dar la espalda

Métodos sociales de no cooperación

El ostracismo hacia personas
55. Boicot social
56. Boicot social selectivo
57. No acción lisistrática (rehusarse a tener relaciones sexuales con la pareja miembro de las fuerzas de seguridad)
58. Excomulgar
59. Alguna pena eclesiástica

No cooperación en eventos sociales, tradiciones o instituciones
60. Suspensión de actividades sociales o deportivas
61. Boicot de eventos sociales
62. Huelgas estudiantiles
63. Desobediencia social
64. Salir de instituciones sociales

Abandono de sistemas sociales
65. Permanecer en casa
66. Absoluta falta personal de cooperación
67. Abandono por trabajadores del sitio de labor
68. Santuarios
69. Desapariciones colectivas
70. Migraciones en protesta

Métodos de no cooperación económica (boicots económicos)

Actos de consumidores
71. Boicot de consumidores
72. No consumo de productos saboteados
73. Políticas de austeridad
74. Huelga en pago de rentas
75. Negarse a rentar
76. Boicot nacional de consumidores
77. Boicot internacional de consumidores

Actos de trabajadores y productores
78. Boicots obreros
79. Boicots de productores

Actos de prestadores de servicios
80. Boicot de distribuidores y comercializadores

Actos de propietarios y administradores
81. Boicot de comerciantes
82. Rehusarse a rentar o vender
83. Paros patronales
84. Rehusarse a prestar asistencia industrial
85. Huelga general de comercios

Actos de propietarios
86. Retiro de ahorros bancarios
87. Rehusarse a pagar cuotas, derechos y repartos
88. Rehusarse a pagar deudas o intereses
89. Cortar fondos y créditos
90. Negar dividendos
91. Rechazar la moneda oficial

Actos de agentes oficiales
92. Embargos domésticos
93. Elaboración de listas negras
94. Bloqueo a vendedores internacionales
95. Bloqueo de compradores internacionales
96. Bloqueo de comercio internacional

Métodos de no cooperación económica (la huelga)

Huelgas simbólicas
97. Protesta
98. Abandono momentáneo del sitio de trabajo (huelga relámpago)

Huelgas agropecuarias
99. Huelga campesina
100. Huelga de granjeros

Huelgas de grupos especiales
101. Huelga de impresores
102. Huelga de prisioneros
103. Huelga de trabajadores manuales
104. Huelga de profesionistas

Huelgas industriales ordinarias
105. Huelga en establecimientos
106. Huelga industrial
107. Huelga solidaria

Huelgas parciales
108. Huelga detallada (se refiere a rehusarse a emprender una actividad precisa; por ejemplo, responder un teléfono, abrir una puerta)
109. Saturación de calcomanías
110. Tortuguismo
111. Sabotear reglas de trabajo
112. Reportarse enfermo
113. Huelga a través de renuncia
114. Huelga limitada
115. Huelga selectiva

Huelgas multi industriales
116. Huelga generalizada
117. Huelga general

Combinación de huelgas y clausuras económicas
118. Hartal (palabra de origen hindú para referirse a una acción conjunta donde además de una huelga, se cierran todo tipo de establecimientos sociales)
119. Cierre de establecimientos económicos

Métodos políticos de no cooperación

Rechazo a la autoridad
120. Suspender o rehusar lealtad
121. Rechazo de apoyo público
122. Literatura y discursos alentando la resistencia

No cooperación ciudadana con el gobierno
123. Boicot al poder legislativo
124. Boicot de elecciones
125. Boicot de cargos y puestos públicos
126. Boicot de agencias y oficinas públicas, así como de otras dependencias
127. Abandono de instituciones públicas de enseñanza
128. Boicot a organizaciones apoyadas por el gobierno
129. Rehusar asistencia de agencias gubernamentales
130. Remover señales y símbolos
131. Rechazar cargos públicos
132. Rechazar la desaparición de dependencias

Alternativas ciudadanas a la obediencia
133. Vacilar y obstruir el cumplimiento de órdenes
134. Desobediencia si no hay supervisión directa
135. Desobediencia popular
136. Desobediencia oculta
137. Rehusarse a dispersar una marcha o plantón
138. Sentarse colectivamente
139. No cooperación con enlistamiento militar o deportaciones
140. Ocultamiento, escape o identidad falsa
141. Desobediencia civil a leyes injustas

Actos de personal gubernamental
142. Rechazo selectivo de asistencia a funcionarios
143. Bloquear líneas de orden e información
144. Obstrucción y tortuguismo
145. No cooperación administrativa general
146. No cooperación judicial
147. Ineficiencia deliberada y no cooperación selectiva de agentes del orden
148. Motín

Actos domésticos gubernamentales
149. Evasiones cuasi legales y tardanzas
150. No cooperación en unidades gubernamentales

Actos gubernamentales en el ámbito internacional
151. Cambios diplomáticos y de otra representación
152. Retrasos y cancelaciones de eventos diplomáticos
153. Diferir reconocimiento diplomático
154. Rompimiento de relaciones diplomáticas
155. Desconocimiento de estatus por organizaciones internacionales
156. Cancelación de membresías de organismos internacionales
157. Expulsión de organismos internacionales

Métodos de intervención no violenta

Intervención sicológica
158. Auto exposición absoluta a los elementos (lluvia, sol, granizo, frío, nieve, viento)
159. Huelgas de hambre
a) ayuno como presión moral
b) huelga de hambre
c) ayuno satiagráfico (se refiere al ayuno en el contexto de la filosofía de la no violencia aplicada por Mahatma Gandhi)
160. Juicio popular
161. Acoso no violento

Intervención física
162. Plantones en posición sentada
163. Plantones de pie
164. Caravanas
165. Inmersiones
166. Caminatas circulares
167. Oración
168. Incursiones no violentas
169. Incursiones aéreas no violentas (globos, paracaídas)
170. Invasiones no violentas
171. Gritos no violentos
172. Obstrucción no violenta
173. Ocupación no violenta

Intervención social
174. Establecer nuevos patrones de conducta social
175. Saturación de servicios públicos
176. Bloqueo de espacios públicos
177. Alocuciones
178. Representaciones teatrales relámpago
179. Instituciones sociales alternativas
180. Sistemas alternativos de comunicación

Intervención económica
181. Huelga de sobreproducción
182. Huelga in situ
183. Ocupación no violenta de predios
184. Bloqueo de plantas productivas
185. Emisión simbólica de moneda
186. Sabotaje de compra (llenar carros de mercancías y abandonarlos en cajas)
187. Detención de activos
188. Baja artificial de precios
189. Compras selectivas
190. Mercados alternativos
191. Sistemas alternativos de transporte
192. Instituciones económicas alternativas

Intervención política
193. Saturación de sistemas administrativos
194. Revelación pública de agentes secretos
195. Buscar el encarcelamiento
196. Desobediencia civil de leyes “neutrales”
197. Ir a trabajar sin colaborar
198. Soberanía dual y gobierno paralelo




 *Texto tomado de mi columna Metales Pesados en la revista Emeequis.